This content shows Simple View


La Quiropráctica

5

La Quiropráctica es una disciplina de la salud con más de 120 años de antigüedad, reconocida por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y establecida en múltiples países como: Inglaterra, Suecia, Dinamarca, Estados Unidos, Australia entre otros muchos. Asimismo, es la tercera profesión sanitaria en el mundo  con mayor número de licenciados después de médicos y dentistas.

La Quiropráctica se encarga de liberar el sistema nervioso cuando éste ha sido comprometido por interferencias estructurales. Cuando una vértebra pierde su posición natural, algo conocido como subluxación, los nervios que emergen de entre las vértebras (nervios radiculares) se pinzan o irritan complicando la comunicación entre el cerebro y el resto del cuerpo (células, órganos, músculos,  glándulas…) , afectando negativamente a nuestra salud. La Quiropráctica no es un tratamiento pues su objetivo es restablecer la comunicación nerviosa y el equilibrio entre todas las partes del  cuerpo y no se enfoca únicamente en quitar o esconder síntomas (problemas) sino que acude a su origen.

La función del quiropráctico consiste en localizar las subluxaciones (vértebras desplazadas), corregirlas mediante el ajuste quiropráctico y prevenir su reaparición. Actuando de esta forma, el quiropráctico consigue  que la comunicación entre el cerebro (nuestro centro de operaciones) y el resto del cuerpo sea óptima. El ajuste quiropráctico es un movimiento preciso realizado con las manos, que no es lo mismo que una simple manipulación. El ajuste permite recolocar las vértebras que han perdido su posición original, consiguiendo así, que todo tu cuerpo funcione como una unidad armoniosa.

Sistema nervioso





top